Información de Sada

La población de Sada debe remontarse a una época antiquísima, y quizás fuese un pueblo lacustre, si damos crédito a una tradición que refiere que en As Brañas se encontraron enterrados restos arqueológicos tales como vigas de punta quemada. Parece ser que fue fundada por una agrupación de celtas llamados ártabros, dando testimonio de lo cual están los castros existentes, como los de Meirás, Samoedo y Osedo.

Los fenicios, en sus incursiones por el Atlántico hasta las Islas Casitérides, llegaron hasta estas latitudes y se piensa, aunque no existen datos que lo confirmen sólidamente, que asignaron a esta ría el nombre de "SAIDA" (abundante pesca). Quizás de ahí provenga su nombre actual.

Brañas

Los griegos, siguiendo la misma ruta de los fenicios, alcanzaron nuestras costas y, según Florencio Vaamonde Samos, procedentes de Troya, poblaron con su gente Samoedo, del mismo modo que los Cartagineses, que se asentaron en Mondego, en el lugar de Carta. Sada fue conquistada posteriormente por los romanos, y de este paso dan testimonio las abundantes tejas existentes en la costa. De la época romana se puede ver un ara en la iglesia de San Martiño de Meirás y la figura de un hombre con túnica en el muro del cementerio de Soñeiro.

Según Carré Aldao, un discípulo de Cristo, Nataniel, predicó el evangelio en Sada, antes de morir en Bergondo. Más tarde lo haría San Martiño Dumiense, en la época sueva. Los godos la hicieron víctima de su barbarie, destruyéndola e incendiándola y se dice que, donde hoy está el crucero de Pazos, había otro de granito originario de los suevos, después de su conversión.

Debido a su situación topográfica, Sada fue víctima de innumerables invasiones. Los primeros documentos históricos fehacientes se refieren a la colonización monacal de San Rosendo durante el siglo X. Existe constancia de que en el año 993 el Conde Gonzalo Sánchez destruyó en su bahía las naves de los piratas normandos. Asimismo seria destruido por Almanzor en sus correrías por Galicia, a finales del siglo XI, un conde, de nombre Sirario Monici, hizo donación de grandes territorios de Sada a la Iglesia lucense.
Los sadenses participaron en la historia de A Coruña cuando fue atacada por el general Francis Drake en 1589, cerrando el paso a las tropas que el inglés desembarcó en la ensenada de Sada con el fin de invadir sus tierras y llegar a conquistarla. Aquí se encontraron con las tropas del capitán Colmelo, que les cerraron el paso, haciéndoles retirarse hasta O Pasaxe. Al darles alcance las tropas de Colmelo, los ingleses tuvieron que seguir cara al Burgo, siendo batidos aquí de nuevo y obligados a pasar el puente, del que destruyó sus arcos mayores para que el enemigo tuviese que detener su avance si así lo intentaba nuevamente.

Vista aérea de Sada

A comienzos del siglo VII, y como consecuencia del brote textil en el que se convierte, la población de Sada era de casi 200 vecinos.

A finales del siglo XVII, el gremio de mareantes disponía de 31 barcos de pesca y cuatro rapetóns (especie de traínas de pequeñas dimensiones). Había siete lagares al servicio de la salazón de la sardina, en manos de otras tantas compañías de negociantes catalanes, que permitían despachar el valioso recurso industrializado a la costa mediterránea y a otros mercados españoles. Como consecuencia de la llegada de los industriales catalanes, la industria florece y mejora la técnica de salazón, creándose industrias pesqueras que se instalan desde Sada a Fontán.


En el siglo XVIII y con el fin de protegerla de invasiones, se construyen en Sada los castillos-fortaleza de Fontán y de Corbeiroa. Entre 1919 y 1920 es desmontado y trasladado desde A Coruña el quiosco La Terraza, situado entre el paseo marítimo y el núcleo urbano de Sada. En la actualidad es un de los edificios más representativos del movimiento modernista de Galicia.

Quiosco La Terraza en 1951

En 1922 fue inaugurado el tranvía eléctrico, que unía Sada y su comarca con la capital de la provincia, lo que provocó un gran impulso tanto comercial como turístico de la zona. Su trayecto era encantador debido a las bellezas urbanas, rústicas y paisajísticas que podían contemplarse.

El 1 de enero de 1924 se inauguró el Centro de Enseñanza de Sada y sus contornos, costeado por la sociedad de su mismo nombre en la ciudad de Nueva York, fundada en 1913.

Se acuerda en 1930 gestionar el estudio y construcción del puerto Sada-Fontán y el 2 de junio de 1935 se publica su adjudicación a D. Xesús Montero. En agosto de ese año se inauguran las obras del puerto de Sada-Fontán.

Finalmente, el 13 de julio de 1945 se concede al Ayuntamiento el tratamiento de ilustrísimo y el título de ciudad para la villa.

El 29 de octubre de 1948 se autoriza la ejecución de las obras de los peiraos Sada.Fontán, quedando terminado el puerto en el año 1966. En la actualidad se llevan a cabo obras de acondicionamiento y ampliación de la zona portuaria para enlazarla con el núcleo urbano.

Cargadero e Iglesia de Sada

La principal riqueza de Sada fue tradicionalmente la procedente de la pesca y la agricultura, aunque en la actualidad desenvuelve una gran actividad industrial y comercial, siendo los servicios relacionados con el turismo, y no sólo el veraniego, un punto fuerte a añadir debido a que la ciudad es un centro continuo de esparcimiento y diversión durante todo el año.

 

Buscador de Empresas

Listado | Búsqueda avanzada

Enlaces de interés